PROPUESTA

LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

Definir transversalmente un conjunto de misiones para el desarrollo del país

Dentro de las cuales puede estar ser líder mundial en energías limpias, transformarnos en un mayor generador de conocimiento y valor en materia astronómica, en polo mundial de agricultura desértica, entre otros.

Esta definición recaería en la Comisión Nacional de Productividad, donde aquellas áreas que aporten más valor social y productivo sean beneficiadas con mayor presupuesto, estableciendo plazos de implementación de planes de desarrollo.

Establecer

líneas de trabajo en el desarrollo de I+D en áreas estratégicas y productivas del país, considerando las prioridades de la ciudadanía y posibilitando la resolución de problemas urgentes de las personas.

Abrir

el ecosistema de I+D a la entrada de fondos internacionales y capitales privados para fomentar la investigación en áreas de interés conjuntas. Para esto es necesario fijar mecanismos, incentivos y facilidades para el ingreso de inversión extranjera orientada al desarrollo de iniciativas científicas locales, bajo esquemas de cofinanciamiento y paridad entre los intereses nacionales y extranjeros.

Instaurar

una estrategia nacional de gobernanza de datos que entregue un marco de certezas respecto a la propiedad de los datos personales y su utilización para fines sociales resguardando siempre la privacidad de la información. El siglo 21 es el siglo de los datos y de la información..

Explorar

alternativas digitales que acompañen la modernización del Estado y que permitan optimizar el funcionamiento de organismos públicos.
Alternativas como “Digital Twins” que vinculen los procesos o proyectos en terreno del Estado con sistemas digitales en tiempo real que entreguen resultados e información de manera más eficiente, permitiendo un importante ahorro al gasto público y con procesos amigables con el medio ambiente.

Programas vigentes como “Data Observatory” deben ser impulsados con fuerza y fijar resultados para que sus avances signifiquen una mejor experiencia de la ciudadanía; es decir, vincularlo a temas como salud y seguridad.

Converger

hacia un financiamiento basal a instituciones de investigación y desarrollo, en vez de la actual gama de subsidios para investigaciones individuales de corta duración y bajos recursos, que al mismo tiempo generan una hipercompetitividad en el ecosistema científico.

Generar

espacios de apropiación y participación a lo largo de Chile en materia de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, con especial énfasis en niños, niñas y adolescentes, y a las realidades locales.

Las nuevas generaciones deben estar preparadas para un mundo cambiante que presentará múltiples desafíos profesionales y sociales. Las comunidades deben estar llamadas a sumergirse en el mundo del conocimiento, de colaborando y co-creando con él.

Involucrar

la ciencia de datos en los currículos escolares y de educación técnico profesional, para dotar de este lenguaje a las actuales y futuras generaciones del país, haciéndolos protagonistas del desarrollo global.

Adicionalmente, es clave impulsar plataformas de datos abiertos (open data), cuidando la privacidad de los datos de las personas. Es decir, posibilitar el acceso universal a datos que hoy están en manos de unos pocos (públicos y privados), para permitir que Inteligencia Artificial y computadores puedan procesarlos y así ofrecer productos y servicios de mejor calidad a las personas.

Compartir

¿Quieres conocer más propuestas?

Puedes volver al listado de todas las propuestas