Mi postura es legalizar el consumo recreativo de cannabis en adultos y en un modelo regulado de comercialización para mayores de edad

“Candidato Ignacio Briones se refirió a su posición frente a la regulación de cannabis en Chile.”

Legalizar el uso recreativo de la marihuana y avanzar en un modelo de comercialización regulado para mayores de edad y aparejado de políticas de tratamiento y rehabilitación, además de educación y prevención efectivas, fue la propuesta que expuso en el programa especial del En Volá 4/20, transmitido por YouTube, el precandidato presidencial de Evópoli, Ignacio Briones.

“Este es un tema de gran importancia y uno de los grandes desafíos que como sociedad tendremos que abordar. Este cambio se viene con una magnitud y velocidad mucho más fuerte de la que muchos políticos y autoridades quieren pensar y aceptar. Creo que el consumo recreativo de la cannabis está en el ámbito de libertad de los adultos, aunque regulando su comercialización y fijando sanciones elevadas en caso de venta a menores”.

En el programa, Briones se refirió a la actual situación de Chile en materia de cannabis y su regulación, asegurando que, “la criminalización no ha sido una política exitosa porque además, conlleva una estigmatización social. Algunas personas tienden a pensar que es contradictorio legalizar la cannabis porque puede llevar al consumo de otras drogas. Sin embargo, hay antecedentes suficientes que señalan que al legalizar la cannabis, y al salir esta del circuito de las drogas ilegales, entonces el consumidor de la misma dejaría de tener contacto con el vendedor de otras drogas ilegales como la pasta base, cocaína, éxtasis, heroína, que son las que verdaderamente causan daño a las personas. Este contacto que ocurre inicialmente con el dealer de drogas por la marihuana, es la verdadera puerta de entrada a otras drogas más complejas, y no el consumo de la cannabis. Cerrar esta puerta de entrada puede tener un beneficio muy grande”.

Durante el conversatorio moderado por Simón Espinosa, CEO de En Volá, Briones planteó cuatro pilares estructurales que deben acompañar la legalización de la cannabis:

  1. Mantener la marihuana fuera del alcance de los menores de edad. En eso debemos ser categóricos y extremadamente estrictos;
  2. Mantener las ganancias fuera de los bolsillos de los narcotraficantes;
  3. Proteger la salud pública y seguridad, permitiendo a los adultos acceder de manera legal y segura a esta sustancia;
  4. Educar, prevenir y apoyar a quienes tengan un consumo problemático de drogas.

Asimismo, se refirió al rol de Senda, como entidad gubernamental, que deberá cumplir un rol clave desde el Estado haciéndose cargo de los déficits en términos de cobertura de programas de tratamiento y rehabilitación, pero ya no como parte del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, sino que, como un Servicio autónomo, con presupuesto propio y descentralizado, que dependa administrativamente del Ministerio de Salud.

Según datos de Dipres (2020), la cobertura actual de Senda en programas de tratamiento de drogas es insuficiente, toda vez que solo 1 de cada 14 personas que requieren tratamiento en Chile efectivamente lo recibe, lo que es aún más grande que la brecha constatada por las Naciones Unidas (2018), que estima que 1 de cada 6 personas a nivel internacional recibe tratamiento.
En Chile, la marihuana es la sustancia ilícita de consumo más frecuente y nuestro país se posiciona como la tercera nación con mayor prevalencia de vida de marihuana, luego de Canadá y Estados Unidos según el Informe de Uso de Drogas en las Américas (CICAD, 2015).

¿Cómo regularía el auto cultivo?
El candidato explicó que con la legalización de la cannabis, “la comercialización y el autocultivo deben ser regulados para resguardar que menores de edad no accedan a estas sustancias. En cuanto al autocultivo para su uso recreativo, es un derecho que conlleva deberes. Si estos deberes de cultivo responsable no se cumplen, se pierde el derecho. La regulación del autocultivo, la cantidad máxima de plantas suficientes para el consumo personal, deberá ser definido por organismos idóneos (SAG); registrados frente al SAG. Por otro lado, se debe velar siempre porque los niños y jóvenes no tengan acceso a estas sustancias, estableciendo sanciones a los adultos responsables si este fuera el caso”.

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

NOTICIAS RELACIONADAS